2 de febrero de 2013

"... y nada..."

Prendo el televisor o la radio y los "artistuchos" del momento inician el día con el sinfín de "y nadas".

Desde cuándo se puso de moda el "...Y NADA..."

No recuerdo en la televisión de "antes", quizá porque la veía poquísimo, el abundante multiuso de esas dos palabritas que hasta por conocidos entrevistadores, en nuestros fúnebres noticieros, hoy se emplea.

¿Por qué mejor no quedarse callado, en vez de acotar "...Y NADA.."?

Llego a pensar que la gente cree que el "...y nada..." es la transición obligatoria entre lo que vienen diciendo y alguna otra idea que anda perdida en sus cabezas, pero que llega a destiempo, o no llega.

O es que es la forma más fácil para salir del apuro de una insuficiencia creativa.

Da pena, ver a tantos comenzar tan bien, iniciar una entrevista, dar un comentario, etc, y terminar tirando tantas piedras con sus "y nadas".

No sé si es que solo a mi me molesta, quizá muchos dirán cambia de canal, qué fácil. Es como si yo te recetase, si te duele una pierna, fácil, ampútala.

Yo entiendo, al "...y nada..." como la culminación de todo lo que tenía que decir, pero de ningún modo como un conector de mis vagas ideas.

Así que para los cuantos que me leen evitemos compartir esa forma tan peculiar y horrible de hablar, porque la famosa "teleaudiencia" ya ha copiado a través de sus mentes frágiles y esponjosas esas dos palabras para su uso diario.

2 comentarios:

Martín Balbuena dijo...

Buena crítica...y nada...espero los próximos post :P Un abrazo mi estimado

Molderinv dijo...

Jajaja, gracias mi estimado, provecho con Máncora. Saludos.